Chiflo y Salterio

CHIFLO Y SALTERIO (Castellano)

Chiflo y salterio son los representantes aragoneses de una tradición musical que se remonta a la edad media; la flauta de una mano y el tambor, tocados por un mismo músico fueron uno de los ejes de la música para danza en las cortes y villas medievales y renacentistas de buena parte de Europa. Con las evoluciones estético-musicales, ésta práctica quedó refugiada en la música popular, representada en la actualidad por el txistu vasco, el galoubet de la Provenza, la gaita del oriente peninsular (Leon, Zamora, Salamanca, Extremadura y Andalucia), la flabuta gascona, el flabiol catalán…

sasal

Pie de foto: Tomás Mayor, “O gaitero Sasal” con chiflo y salterio en Jaca, años 20 del pasado siglo.

El chiflo es una flauta provista de tres agujeros de digitación según la disposición tono-semitono-tono, común en las flautas pirenaicas de este tipo como la flabuta, la txirula o el txistu. Los modelos tradicionales dan una nota base en torno a sol# (si tomamos como referencia el la=440) de una manera similar a lo que ocurre con los txistus vascos. En Aragón se acompaña del salterio, tambor de cuerdas consistente en una larga caja de forma trapezoidal con escotaduras sobre la que se colocan seis cuerdas afinadas en la tónica y la quinta de la gama de la flauta. Este instrumento fue habitual acompañante de la flauta junto al tambor de parche, quedando su práctica reducida el pasado siglo al Biello Aragón  y los valles bearneses colindantes .

En Aragón, tras haber gozado de una gran difusión reflejada en múltiples documentos escritos e iconográficos, nuestros instrumentos quedaron únicamente en activo en el acompañamiento de las danzas de la fiesta de Santa Orosia de dos localidades del Pirineo: Yebra de Basa y Jaca. Atrás quedaba la época en la que el tamborino (nuestro chiflo y salterio) era uno de los instrumentos preferidos de las fiestas de ciudades como Zaragoza o Huesca.

A finales del siglo XX, dentro de los movimientos de revitalización de la música y cultura populares el chiflo y el salterio son objeto de un gran interés; se realizan trabajos de recopilación, se miden y reproducen los antiguos instrumentos, se editan recopilaciones de música y métodos, y , finalmente se enseñan y reincorporan a la vida musical aragonesa. Se crean así dos ambientes muy diferenciados en los que nuestro instrumento se emplea: de una parte el de las danzas de los distintos pueblos que tienen o tuvieron recientemente  en el salterio su acompañamiento natural, de otra parte los músicos de ambientes urbanos (Zaragoza, Jaca, Sabiñánigo, Huesca…) que emplean el instrumento en un contexto de grupos folklóricos, de folk… pero también de folk-rock , música electrónica e incluso de orquesta “clásica”. Lejos todavía del desarrollo que ha alcanzado en Países vecinos (especialmente en Euskadi y Gascuña), nuestros instrumentos van ampliando, paso a paso pero con firmeza, su espacio en la música de Aragón.

CHIFLO Y SALTERIO (ARAGONÉS)

Chiflo y salterio son os representants aragoneses d’una tradición mosical que se remonta a la edat meya; a flauta d’una man y o tambor, tocaus por un mesmo mosico estioron un d’os eixes d’a mosica ta danza en as cortes y villas meyevals y renacentistas de buena parte d’Europa. Con as evolucions estetico-mosicals, ista practica quedó refuchiada en a mosica popular, representada en l’actualidat por o txistu vasco, o galoubet d’a Provenza, a gaita de l’oriente peninsular (Leon, Zamora, Salamanca, Extremadura y Andalucia), a flabuta gascona, o flabiol catalán…

sasal

Piet de foto: Tomás Mayor, ” gaitero Sasal” con chiflo y salterio en Jaca, anyos 20 d’o pasau sieglo.

O chiflo ye una flauta proveyida de tres agujeros de digitación seguntes a disposición tono-semitono-tono, comuna en as flautas pirenaicas d’iste tipo como a flabuta, a txirula u o txistu. Os modelos tradicionals dan una nota base arredol de sol# (si tomamos como referencia o a=440) d’una traza similar a o que ocurre con os txistus vascos. En Aragón s’acompanya d’o salterio, tambor de cuerdas consistent en una larga caixa de forma trapezoidal con escotaduras sobre el qual se colocan seis cuerdas afinadas en a tonica y a quinta d’a gama d’a flauta. Iste instrumento estió habitual acompanyant d’a flauta chunto a o tambor de parche, quedando a suya practica reducida o pasau sieglo a o Biello Aragón  y as vals bearneses colindants .

En Aragón, dimpués d’haber gozau d’una gran difusión reflejada en multiples documentos escritos y iconograficos, os nuestros instrumentos quedoron solament en activo en l’acompanyamiento d’as danzas d’a fiesta de Santa Orosia de dos lugars d’o Pirineo: Yebra de Basa y Chaca. Dezaga quedaba a epoca en a qual o tamborino (o nuestro chiflo y salterio) yera un d’os instrumentos preferius d’as fiestas de ciudatz como Zaragoza u Uesca.

A zaguers d’o sieglo XX, dentro d’os movimientos de revitalización d’a mosica y cultura populars o chiflo y o salterio son obchecto d’un gran intrés; se realizan treballos de recopilación, se miden y reproducen os antigos instrumentos, s’editan recopilacions de mosica y métodos, y , finalment s’amuestran y reincorporan a la vida mosical aragonesa. Se creyan asinas dos ambients muit diferenciaus en el qual o nuestro instrumento s’emplega: d’una parte o d’as danzas d’os distintos lugars que tienen u tenioron recientment  en o salterio o suyo acompanyamiento natural, d’unatra parte os músicos d’ambients urbans (Zaragoza, Jaca, Sabiñánigo, Uesca,…) que emplegan l’instrumento en un contexto de grupos folkloricos, de folk…, pero tamién de folk-rock , mosica electronica y mesmo d’orquesta “clasica”. Luen encara d’o desembolique que ha aconseguiu en Países vecins (especialment en Euskadi y Gascuña), os nuestros instrumentos van ampliando, paso a paso pero con firmeza, o suyo espacio en a mosica d’Aragón.

Anuncios